martes, 11 de mayo de 2010

DANZAS Y BAILES BOLIVIANOS (1): CAPORALES


La naturaleza ecléctica del folklore boliviano lo convierte en uno de los más ricos de América Latina. Elementos de todas partes del mundo y de todas sus épocas han ido tramando las danzas y la música, que se escucha y baila en las calles y ambientes festivos de este país.
La cultura prehispánica, la colonización española, los importados de África por los esclavos, la música barroca europea y tantos otros factores pueden apreciarse en las máscaras de carnaval y en la base de los ritmos musicales o en los bailes que representan.
El Carnaval de Oruro (declarado Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la UNESCO), cuya importancia cultural trasciende, desde hace tiempo, las fronteras del país, es el espacio que aglutina y promociona todos los años el rico folklore musical del país. En el carnaval es posible contemplar espectáculos de danza tradicional de toda Bolivia.
No se trata de simples bailes: en algunas de las danzas intervienen una serie de personajes populares y se narra una historia. Cada estilo requiere de una vestimenta concreta en la que todos los elementos tienen un significado histórico o cultural, al igual que cada uno de los pasos de los bailes, que son también referencias en muchos casos a hechos o costumbres pasadas.
Las danzas se van modificando año a año, añadiéndose nuevos elementos, por lo que resulta complicado rastrear todos los referentes culturales de cada uno de ellos. A continuación, citamos algunas de las danzas más importantes y vistosas.
CAPORALES: Típico de Cochabamba, es uno de los más jóvenes y eclécticos bailes, y de los pocos cuyos inventores tienen nombre y apellido, los Estrada Pacheco, folkloristas que lo popularizaron en los años 60. Los Caporales tienen una fuerte influencia afro boliviana, pero incluye elementos tan dispares como pasos de twit o incluso de golpes de kárate.

(Jallalla, nº 41)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada